Los Jabones Naturales.

Jabón natural ¿cómo se hace el jabón y por qué es un producto natural?

El jabón es un producto natural en si mismo porque sus materias primas lo son. El producto al que denominamos jabón es el resultado de la reacción química entre un aceite y una álcali. El jabón es un compuesto soluble en el agua y por esto, cuando lo aplicamos sobre la piel, arrastra la suciedad de la capa superficial y la disuelve en el agua.

Los jabones artesanos no tienen detergentes sintéticos. No tienen ningún ingrediente de origen animal y no están probados en animales. 

Existen referencias al uso de un producto semejante al jabón en el 3000 a d C., aunque fueron los romanos los que generalizaron el uso con sus costumbres higiénicas. El jabón era usado para mantener la piel limpia y prevenir así el contagio de infecciones.

A lo largo de los siglos se dan diferentes circunstancias políticas y educacionales que tienen repercusión en el uso y elaboración del jabón, hasta que a final del siglo XVIII se potencia la elaboración del mismo gracias al desarrollo de la fabricación del hidróxido sódico como materia prima más eficaz y sustitutivo de los álcalis.

La formulación y los procesos han sido adaptados y modernizados de acuerdo a la legislación y a las necesidades y gustos del mercado actual, pero la pieza que obtenemos tiene semejantes características, uso y aspecto del jabón natural original.

Los jabones hechos con base de aceites vegetales tienen innumerables propiedades beneficiosas para tu piel. Su grasa natural proporciona tonicidad, protección, suavidad y juventud gracias a la accion reestructurante del aceite.

¿Sabías que… A lo largo de la historia, el ritual del baño significó mucho más que unos pocos minutos dedicados al aseo personal?

Para las civilizaciones antiguas de Egipto, Grecia y Roma, el baño adquiría connotaciones religiosas, entrelazadas con el placer, ostentación de riqueza y también con la utilización de aceites y esencias aromáticas.

Hoy día más y más personas han ido adoptando estilos de vida más saludables, reconociendo los beneficios de los productos naturales como una alternativa para el cuidado de la piel.

El órgano más grande del cuerpo es precisamente la piel y ésta absorbe todo lo que apliques en ella. Los productos elaborados con ingredientes naturales son mejor asimilados por el organismo, por lo tanto, son beneficiosos para tu piel ya que la mantienen saludable y hermosa.

Los jabones naturales artesanos  se fabrican a mano mediante el método en frío «cold process» (saponificación). Estos, tienen un proceso de curación de 4 a 6 semanas. Elaborados con una combinación de aceites base que provienen de vegetales o semillas ricos en vitaminas, minerales y proteínas tales como: oliva, coco, palma, aguacate, albaricoque, jojoba, girasol, semilla de uva, germen de trigo y almendra, entre otros.

Y otros ingredientes tales como hierbas, especias, barros y aceites esenciales para obtener una barra de jabón de lujo.

Los jabones comerciales, por el contrario, se elaboran con grasa animal, aceites de bajo costo que ofrecen pocos beneficios para tu piel, así como detergentes e ingredientes sintéticos que resecan la misma.

Hace unos 25 años se comenzó a usar en los jabones SLS (Sodium Lauryl Sulfate) porque les aportaba espuma y era un potente limpiador industrial. El SLS es una molécula de síntesis que se incorpora artificialmente al jabón en su fabricación.

Toda nuestra piel está cubierta por una barrera protectora que nuestro organismo genera, al lavarnos con jabón la eliminamos momentáneamente. Usando un jabón natural esta sustancia se regenera de forma inmediata. Mientras que tras el uso de detergentes, su regeneración es mucho más lenta.
Con el hábito higiénico actual, pasa muy poco tiempo entre lavados. Y por eso, en determinados tipos de piel, esta envoltura cutánea natural no llega a regenerarse dejando la piel desprotegida y vulnerable ante la penetración de todo tipo de agentes externos nocivos.

Tanto las moléculas que forman parte del jabón, como las del SLS son biodegradables; pero mientras que las bacterias del agua degradan de forma inmediata las del jabón, las del detergente tardan, y se depositan en el fondo de los ríos formando capas sucesivas.

Cosas importantes a tener en cuenta sobre el jabón de tratamiento.

En este tipo de jabones que no contienen principios activos farmacéuticos en cantidades relevantes, no se debe hablar nunca de “jabones de tratamiento”.
La diferencia que os explicamos en cuanto a la presencia o ausencia de detergente, puede hacer que los jabones sean aliados en el cuidado de nuestra piel, o convertirlos en productos agresivos que, con el uso habitual la llegan a deteriorar y a hacerla más sensible al exterior.

También, que lo único que se le debe exigir a un jabón de baño es que limpie, respetando el equilibrio del manto de la piel.
Los jabones con detergentes pueden destruir los aceites naturales que forman la capa externa cutánea; los jabones naturales ayudan a mantener la humedad en las capas más profundas, para que la piel tenga la textura blanda y flexible de la piel sana.

Por todo lo descrito, utiliza Jabones Naturales Artesanos… Tu piel te lo agradecerá y el medio ambiente, también!!!

Fuente: jabones deunapieza.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *